Poniéndose Traviesos: Comparte Tus Fetiches o Fantasías

Seamos honestos… Casi todos tenemos algún tipo de fantasía secreta, fetiche o un deseo travieso. Todos tenemos algo escondido en la cabeza, o incluso en lo más profundo del clóset, que morimos por compartir con nuestra pareja. Sin embargo, esto puede llegar a ser difícil, ¿Cómo logras que las fantasías se vuelvan realidad?. Tenemos 4 pasos para decirle a tu pareja lo que realmente te prende.

 

1.  Las Fantasías Son Normales.

Antes de que le platiques a alguien tus deseos, debes estar muy cómodo con ellos. Serás la carta de presentación frente a tu pareja, así que debes presentarlos con seguridad. Si te sientes cómodo, los harás sentir cómodos. Además, por más que la cultura sexual sea algo opresiva, todos tenemos una aventura que quisiéramos llevar a cabo. Para ser persuasivo, siéntete cómodo con tu fantasía, acéptala y comparte.

 

2.  Comunicación.

Compartir tus deseos sexuales con tu pareja pueden aumentar la confianza y la intimidad. Es una parte muy especial de quien eres y se la estás ofreciendo a alguien igual de especial. Resalta el hecho de que tu pareja es única, especial y deseas compartir este momento tan íntimo sólo con esa persona, de esta manera será una oferta irresistible.

 

3.  Otros Lo Disfrutan.

Cualquier cosa que te prenda, tiene algún tipo de cobertura, ya sea en revistas, películas, videos, etc. En todo caso, expón ligeramente a tu pareja esa parte de la “cultura”. Comenta de manera casual que leíste un artículo acerca de eso o selecciona una película en la que se muestre ese tipo de fetiche. Empieza a rodearlos de representaciones positivas de estas actividades, como un tipo de prueba social. Tendemos a hacer lo que otra gente hace, especialmente si esas personas parecen estarlo disfrutando.

 

4.  Poco a Poco.

Cuando le presentes a tu pareja tu fantasía, empieza poco a poco. No saques el traje de látex, el arnés de cuerpo completo o el traje de payaso en la primera noche. Empieza con un juguete pequeño, unas esposas, y ¡empieza a subir la temperatura! Empezar poco a poco, ayuda a que tu pareja se acostumbre, se adapte y se sienta cómoda en tu fantasía.

 

Compartir tus fantasías o fetiches con tu pareja puede ser una experiencia positiva y persuasiva que no tienes que callarte. Siéntete seguro con lo que quieres y pregunta de manera calmada y confiada. Logra que tu pareja se sienta especial y única para compartir tus deseos. Demuestra ejemplos positivos de otros disfrutando lo que te gusta. Alinea el requisito con su imagen personal. Y, finalmente empieza poco a poco y sube la temperatura. Sigue estos sencillos pasos… y ambos llegarán, ¡al éxtasis erótico!