¡Viaja en el tiempo y vuelve a encender la flama!

Spread the love

Hay muchas razones por las que la fase de la luna de miel es la mejor parte de una relación – las mariposas en el estómago, las citas divertidas y el sexo candente. Una vez que llegas al punto en que puedes ir al baño en frente de él sin ninguna pena, comienzas a echar de menos el pasado. Ya sabes, cuando no se la pasaban compitiendo por quién puede durar más tiempo en pants.

 

Tomar por sentado lo que está disponible para nosotros de manera consistente es naturaleza humana.  Sin embargo, los días en que tocarse es irresistible no acaban cuando tu relación alcanza la madurez. Solo tienes que poner un poco más de esfuerzo para recuperarlos. Aquí te decimos lo que puedes hacer para viajar en el tiempo (emocionalmente, por supuesto) y volver a encender la llama.

 

Coqueteo regular

 

En la fase de la luna de miel, las únicas veces que miras tu teléfono son cuando no están juntos, y es para ver si ya te escribió. Después de unos años, la tecnología se puede convertir en una gran distracción. Pero no tiene que ser así. Cuando están súper ocupados, su celular puede ser su mejor amigo. Envía mensajes coquetos, fotos arriesgadas y promesas de lo que está por venir cuando lleguen a la casa. Mantén la conversación sexy, y aunque te sientas demasiado exhausto al final del día, recuerda que el juego se trata de divertirse. Mantenlo vivo.

 

Hablar el mismo idioma

 

El idioma del amor – o la manera en que demostramos y sentimos amor – se expresa de distintas maneras dependiendo de las personas. Algunos demuestran su afecto con besos y abrazos, mientras que otros lo dicen de manera más explícita. Si bien las relaciones comienzan con mucho tiempo invertido en que el otro sepa que nos importa, es probable que eso se haya hecho a un lado con el tiempo.

 

¿Cómo volver al buen camino? Tengan una conversación sobre las cosas que él hace que significan mucho para ti; ya sea besarse, tomarse de la mano o cocinar juntos. Después pregúntale qué es lo que lo hace sentirse más amado. Así podrán saber cómo demostrarse lo mucho que se valoran el uno al otro. Esto fortalecerá su vínculo a la larga.

 

Jugar

 

La fase de la luna de miel se caracteriza por pasarla jugando y siendo súper románticos, así que, ¡hay que revivirla! Planea mini lunas de miel (los Desire Resorts son la opción perfecta) que te recuerden regularmente cómo te sentías al inicio de tu relación. Además, te recordarán lo que te atraía de tu pareja al principio y lo mucho que se divierten juntos.

 

Tiempo a solas

 

Cualquiera que haya estado en una relación que terminó junto con el período de la luna de miel te podrá decir que, lo que una vez fue cute y sexy se puede volver inmaduro y molesto después de pasar mucho tiempo juntos. Pasa tiempo a solas con tu pareja. Elige uno de nuestros Desire Resorts.

 

Pasar tiempo a solas es importante, ya que te permite tener una identidad fuera de la relación. Tendrán más de qué hablar y podrán dejar de sentir que ya saben todo el uno sobre el otro.

 

Sean espontáneos

 

Cuando se trata de regalos, la intención es lo que cuenta, no el precio. Deja notitas atrevidas en su mochila del gym o prepárale su cena favorita. El tiempo y la atención que le dedicas a estos pequeños detalles volverán a encender la pasión y los harán recordar los inicios de su relación.

 

 

Nunca dejar de tener citas

 

Si no pasan suficiente tiempo juntos a solas, entonces no están evolucionando como pareja, y crecer juntos es crucial para mantener los sentimientos cálidos y de confianza a lo largo de la relación. Pasar tiempo juntos te permite seguir aprendiendo sobre la persona en que se está convirtiendo tu pareja cada día, y esto prepara a la relación para futuras lunas de miel.

 

Esto no significa que tienen que pasar todo un fin de semana pegados. Simplemente reserven un tiempo una vez a la semana para hacer algo divertido juntos. Pueden ver su serie favorita de Netflix, ir al cine o a jugar golf. Lo importante es que se actualicen y que puedas descubrir más sobre quién es tu pareja como persona.